Ruth Tiscareño Mujer, madre y política

SP: Nos puedes hablar un poco de ti ¿Quién es Ruth Tiscareño?

RT:Soy hija, esposa, madre, profesionista y política, nací en Salinas de Hidalgo, San Luis Potosí, un municipio del altiplano. Salí a los 14 años a la capital potosina, porque tienes que seguirte preparando y luchando para poder tener una carrera y sobresalir. En esa época las mujeres teníamos la posibilidad de decidir si seguíamos estudiando o hacíamos lo que otras, prepararse para casarse; sin embargo, creo que esa fue una generación en la que diversas mujeres decidimos iniciar una carrera, nos preparamos y durante mucho tiempo estuve participando en trabajo social, logré hacer una carrera, tener un negocio y participé como presidenta de la cámara de comercio delegación Salinas, donde había nacido y pude regresarle algo de lo mucho que me había dado la gente de mi pueblo. 

Fui presidenta de la cámara durante 2 años y ahí es cuando me invitan a participar en política con el tema de las mujeres y la lucha que habían tenido, me proponen participar en un distrito complicado, era un distrito que tenía tres elecciones que no ganaba el PRI; sin embargo, acepté el reto, es un distrito que conozco bien, la gente con la que nací y crecí, conocía sus causas, sus batallas, la lucha de las mujeres de ese distrito que de alguna manera había vivido muchos años.

Me aventuré a participar en una campaña que sentía que iba a perder, pero gracias a la gente me dieron el triunfo al sentirme tan arraigada, tan parte de ellos, fui la única priista en esa elección en el 2012 que ganó, perdieron muchos de mis compañeros a presidentes municipales, perdió la elección el candidato a diputado federal en ese distrito, incluso la de presidente de la República, no obstante, tuvieron mucha confianza en que yo pudiera representarlos y así es como inicié. Era la única mujer en ese distrito con mucha cercanía al norte, los hombres son los que toman las decisiones en este lugar, pero me dieron la oportunidad de representarlos. Me considero una mujer de carácter fuerte, ser del altiplano y salir a los 14 años de tu casa, te hace tener un carácter muy definido, con las metas muy definidas para poder resistir y luchar por lo que quieres.

SP: ¿Cuáles son los logros o metas más importantes en tu vida?

RT: Algunas de las metas que he tenido siempre las he dividido, no porque sean menos importantes sino porque cada una complementa parte de mi vivencia como mujer, para mí es muy importante mi familia, mis hijos; tenía metas específicas, que  fueran muchachos que pudieran realizarse, hacer una carrera y estudiar, lo voy logrando, tengo dos hijos, uno es arquitecto, trabaja en la iniciativa privada, eso es muy importante para mi, que él solo saliera adelante; el segundo hijo es un muchacho muy estudioso, ha recibido reconocimientos en la universidad por ser de los mejores promedios, son jóvenes que se dedican a estudiar y trabajar y creo que esa es parte de una meta que como madre tienes, no solo que sean exitosos sino que sean felices, que se sientan contentos con lo que hacen y creo que en esa parte la he logrado, mis hijos ya encontraron lo que les gusta hacer y yo los veo felices.

Como profesionista, lo primero era seguir preparándome, pude complementar mi carrera política para seguir estudiando, es muy importante que las mujeres nos preparemos cada vez más, logré hace un master con la universidad de Salamanca en prevención y combate a la corrupción, que es el tema toral para un servidor público, y estoy concluyendo actualmente otra maestría en el Instituto de Ciencias Penales, estoy en proceso de mi tesis y creo que voy a dedicar este espacio para poder lograr personal y profesionalmente mis metas.

Como política o como servidora pública una de las satisfacciones más grandes de mi vida es, haber representado mi distrito, haber tenido la oportunidad de encabezar sus causas, sus anhelos, haber llevado una gestión a todos los 14 municipios que yo representé, porque los 14 me apoyaron, hubo obras muy grandes que van a ayudar a la mayoría de las personas, pero las pequeñas acciones son las que a mí me dan mas satisfacción, como haber logrado que alguien de mi distrito de escasos recursos pudiera acceder a un trasplante de riñón, ver crecer a varios niños que lograron ese trasplante, esas son las causas que valieron la pena. Algunos que recibieron tratamientos médicos, creo que eso es lo que esperaban de mí, que te sientan cerca, que puedas solucionar o llevar sus necesidades para conseguir, sobretodo, lo que para ellos dependía la vida o la muerte.

SP: ¿Con qué obstáculos o dificultades te tuviste que enfrentar para llegar hasta donde te encuentras el día de hoy?

RT:Por supuesto que hubo obstáculos, el simple hecho de ser mujer en un medio en el que generalmente los hombres son los que participan y deciden que mujeres participan. El obstáculo principal fue lograr que ellos vieran en mi una persona primero que podía ganar el distrito, segundo que podía hacer bien el trabajo. El ser de provincia también es otro obstáculo, el que la gente de la capital también se sienta relegada por gente que viene de fuera, de provincia y logre tener los cargos importantes. 

Otro obstáculo es la preparación, creo que la lucha de las mujeres en todo este tiempo ha sido importante, ir ganando terreno primero en la votación, luego participar en los cargos públicos, ahora vamos en otra etapa, en donde se ha reconocido el trabajo de las mujeres y que a igual trabajo, igual remuneración en relación al trabajo que realizan los hombres; sin embargo creo que la base ahora para seguir avanzando  es la preparación de las mujeres, los obstáculos los vamos a vencer siempre y cuando estemos preparadas y para poder demostrar que tienes la capacidad para asumir algún  cargo.

Claro que hay obstáculos también en tu familia, tienes que combinar tu trabajo público con el atender a tus hijos, que estén bien, y siempre las mujeres pues tenemos culpas si nuestros hijos no están bien, en la escuela, si no salen adelante, si tienen algún problema, sientes que ha sido porque tu has estado trabajando y no les dedicas todo el tiempo, sin embargo, hay que vencerlo, hay que combinar el trabajo y hay que salir adelante con todas las vicisitudes que puedas tener.

SP: A lo largo de tu carrera, ¿Qué satisfacciones has tenido como mujer, y como funcionaria pública?

RT: Las satisfacciones también las he dividido en diferentes etapas; como mujer, el tener a mis hijos ya profesionistas, hombres de bien, son gente que les gusta el deporte y que son felices, como profesionista yo creo que todavía voy a seguir preparándome, necesitamos seguir estudiando, capacitándonos en los temas en lo que queremos desarrollarnos y como política o como servidora pública he cerrado círculos, creo que era importante para mi  hacer una pausa, pasé de ser diputada local a ser diputada federal y creo que era muy significativo dejar ese espacio, concluir bien la diputación federal, rendir cuentas de los logros que tuvimos, tanto en la gestión como en el trabajo parlamentario.

Una de las satisfacciones más grandes como diputada en el trabajo legislativo fue haber participado directamente en la propuesta y en el trabajo para dictaminar la nueva ley de fiscalización que viene a reforzar el sistema anti corrupción para que los recursos públicos sean vigilados de la mejor manera, creo que es un logro trascendental haber estado también en la elección del auditor superior de la federación, quien estará a cargo de casi el 90 por ciento de la revisión, para que se utilicen correctamente los recursos públicos.

En el área de gestión estuve muy atenta a las necesidades de mi región, se lograron como nunca un poco mas de 700 millones de recursos extraordinarios que no tenían los municipios, eso ayudó a que pudieran generar obras prioritarias para cada uno de los municipios y de muchas comunidades. 

SP: ¿Algún consejo que le quieras dar a todas esas mujeres empresarias, madres y jóvenes, para comenzar este 2019?

RT:Lo más importante es que las mujeres tienen que preparase más, porque no nos miden igual que miden a los hombres, las mujeres no nos podemos equivocar, y por lo mismo tenemos que estar más preparadas. El ser constantes y el mantenerse preparadas día a día, e ir innovando es lo que les ayuda a salir adelante. 

Es un año de mucha esperanza el 2019, el cambio de gobierno debe representar esperanza no solo a los jóvenes, también a los empresarios, y personas adultas de que podemos tener un México mejor y todo depende de lo que cada uno hagamos, educar a nuestros hijos con valores, es muy importante reforzar los valores en los niños para que crezcan de diferente manera.