El Autismo Cinematográfico  

 

 

La pasada entrega del Oscar, dio mucho de que hablar. Ya sea por el Oscar no merecido a “Green Book” como mejor película, el enojo de Spike Lee, los pocos Oscares que se llevó “Roma”, o que si Lady Gaga veía apasionadamente a Bradely Cooper causando problemas con su esposa Irina Shayk.

 

Pero no vamos a hablar de chismes de tabloide ni a especular las razones políticas de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas. Hubo un pequeño detalle que aparentemente pudo haber pasado por desapercibido, pero no fue así.

 

Se llama Olmo Teodoro Cuarón. Es el hijo menor del galardonado cineasta. Que, aunque su padre no se llevó tantos Oscares, al menos se llevó tres muy preciados, “Mejor Película Extranjera”, “Mejor Fotografía” y “Mejor Director” y al parecer Olmo lo disfrutó. Alfonso no tanto. Hubo una serie de bromas de mal gusto en contra del joven Cuarón ya que hizo una serie de caras o expresiones faciales durante la alfombra roja y la ceremonia que las críticas y burlas no esperaron. Olmo es autista y aun así lo tomó por el lado amable y en su cuenta de twitter dijo que fue divertido. Ya se sabía de la condición del hijo menor del cineasta, de hecho, una pausa importante en la carrera de Alfonso fue para dedicarse a su hijo.

 

México pasó de ser el favorito de los Oscares, a un México racista y ahora insensible. Pero afortunadamente el cine es y será uno de los mejores canales para retratar la realidad y hacer conciencia de ello.

 

Este próximo 2 de abril se celebra el día internacional del Autismo. Y por la seriedad que merece, el cine no se queda atrás. Aunque la primera vez que se utilizó el termino de “autismo” tiene más de 100 años. El séptimo arte se tardó en comenzar a hablar de él. La primera película que recuerdo haber visto sobre este tema fue “En el niño que podía volar”. Primera cinta en la que participó el actor Fred Savage (Los Años Maravillosos), cinta que habla sobre Eric, un niño que tiene autismo y sueña con volar. Sin embargo, logra tocar la vida de una familia que recién llegó al vecindario después de la perdida del papá.

 

Quizá las más representativa y famosa de todas es “Rain Man” de 1988. Donde Raymond (Dustin Hoffman) es un hombre autista que hereda una cuantiosa fortuna y Charlie (Tom Cruise) sin saber que tenía un hermano a quien su padre le heredó su fortuna decide que viajará con él por todo el país para ver si puede quedarse con la herencia.

 

Otras películas altamente recomendables son “Tan Fuerte, Tan Cerca”, película emotiva que habla sobre Oskar, un niño de 9 años de edad quien tiene una relación muy estrecha con su padre, pero lamentablemente muere en el ataque del 11 de Septiembre en las Torres Gemelas de Nueva York, y ahora su madre tratará de recuperar la conexión con Oskar.

 

Como recomendaciones extras en la plataforma Netflix podemos encontrar otros buenos ejemplos de cintas que tratan este delicado tema, tales como “Atípico”, “Wizard Mode”, “Un Niño Llamado Po” y la maravillosa cinta “El Faro de las Orcas”.

 

El cine además de entretener, nos informa y nos hace pensar acerca de la realidad, acerca del sufrimiento de otras personas a través del cual se convierte en un espejo de nuestra propia realidad y de esa manera hacernos más humanos.

 

Colaborador: L.C.C. Bernardo González Burgos

Pagina Web:    www.kineproducciones.com

Facebook: Kiné Producciones