Entre Tim Bergling Y Avicii

 

Hace un año recibimos una terrible noticia, para los amantes de la música electrónica, y del mismo modo una tragedia para muchos artistas, músicos y compositores. El 20 de abril de 2018, con tan solo 28 años de edad, el reconocido DJ sueco Tim Bergling, originalmente conocido por su nombre artístico “Avicii” falleció dejando un legado revolucionario en la música electrónica.

 

Te sorprenderá que con esa juventud logró encabezar listas y ser uno de los máximos exponentes de la música electrónica. Podrás reconocer rápidamente su trayectoria con solo escuchar los ritmos mezclados en sus éxitos: “Levels”, “Wake me up” “Hey Brother” “The nights” “You make me” “Broken Arrows”, entre muchos otros. Del mismo modo, colaboró con artistas como Madonna, Coldplay y Rihanna.

 

El polémico caso de Avicii encubre una lastimosa marcha por la fama, pues a pesar de su gran potencial, sus éxitos, cada concierto o festival que logró llenar, el joven desconocía mucho lo que era significar para millones de personas. Aquellos que no logramos ver la fama como es, no un asunto de suerte o éxito sino un trabajo complejo que no muchos lograrían sobrellevar, podrán aprender de esta terrible lucha abordando la historia del tímido Tim Bergling.

 

Ser una estrella no fue tan fácil como parecía, ya que la alta demanda de presencia de poco a poco le fue arrebatando su estabilidad; eran casi 330 conciertos al año, aquel trabajo que le fue difícil mantener sin la presencia de las bebidas alcohólicas. “Beber se convirtió en una rutina para mí, pero hacer giras y tomar al mismo tiempo es imposible, porque terminas colapsado”. Esto lo ocasionó a llevarlo al hospital el 2012 por una pancreatitis aguda. Dos años después, concluyendo numerosas y memorables giras por todo el mundo, fue ingresado nuevamente al hospital por una apendicitis.

 

Sería tan fácil juzgar diciendo que su falta de sentido le impidió dejar la bebida, sin embargo, como lo mencionó en medios de comunicación, para el pobre Tim le resultaba muy difícil permanecer en escena, ya que él era una persona muy tímida e introvertida; lidió con muchos sentimientos negativos como cualquier persona.

 

El chico se alzó a la fama internacional, A sus casi 17 años de edad, periodo de maduración para muchos, en el cual no tuvo la oportunidad de estar tan unido con la gente a su alrededor, ni siquiera con su familia. Él enfrentó a tantos medios de comunicación, numerosos productores, sellos discográficos, representantes, tours managers.

 

Para el año 2016 empezamos a escuchar poco de Avicii, ya que por estas cuestiones, decidió retirarse. “Es algo que tenía que hacer por mi salud” mencionó en entrevistas. Su último concierto fue en Ibiza en agosto de 2016. Sorprendentemente para esas fechas el joven empezó a sentirse sumamente feliz, porque a pesar de la difícil decisión de dejar las giras, por primera vez tuvo la oportunidad de trabajar para sí mismo, para su bienestar y para su vida privada.

 

“Nuestro Tim era un artista frágil explorador, buscando respuesta a preguntas existenciales. Un perfeccionista que trabajó muy duro y viajó a un ritmo que generó estrés extremo. Cuando dejó de hacer giras quería encontrar balance en la vida para ser feliz y al mismo tiempo hacer lo que más amaba: la música. Realmente luchó con pensamientos sobre el significado de la vida y la felicidad. No pudo más. Quería encontrar paz. Tim no estaba hecho para la máquina de dinero que se encontró, era una persona sensible que amaba a sus fans pero le intimidaba ser el centro de atención.

 

Este fue el último comunicado que emitió su familia, ya que la dificultad de aceptar su partida los mantuvo a todos fuera de los medios de comunicación. Se concluyó de esta forma que el joven cometió el suicidio.

 

Con una amplia gama de mezclas, ingeniosos ritmos que hicieron saltar y cantar a millones de personas alrededor del mundo, Avicii se coronó como uno de los grandes en su género. Su alta pasión por la música hizo reconocer su talento, que más que eso fue literal un dote natural, pues contó con esa facilidad de componer y expresar música reveladora, reflexiva, inspiradora con tan solo la diversa mezcla de sonidos. Quien no conoce bien acerca de su gran dote en la composición musical, podrá aprender más sobre él en un documental que salió el 2017 y que se titula Avicii: True Stories (disponible en Netflix), ALTAMENTE recomendado.

 

Por último es importante mencionar que como seres humanos debemos ser muy conscientes de lo que a veces un “simple estrés” o lo que la ansiedad puede ocasionar. Por más que la fama o “una vida soñada” propicien, seguiremos siendo humanos con muchos retos por delante. Es importante reconocer cuándo necesitamos atendernos o cuándo alguien necesita nuestra ayuda. En este caso se nos fue un gran talento musical, poco tuvimos el lujo de disfrutarlo, pero más tenemos ahora la visión de comprender. El legado de Avicii no solo encapsula una larga lista de éxitos, también una reflexión de vida: reconocer que en cualquier trabajo hay que procurar siempre estar bien, disfrutando cada momento que nos da la vida.

Elliott Ruiz Corpus

Elliottrcautor@gmail.com

FB: @Elliottautor